Protocolo en la mesa (I): preparativos ~ Biendespachao

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Protocolo en la mesa (I): preparativos

Este es el primero de una serie de posts sobre el protocolo en la mesa. En estas fechas somos los antitriones y los invitados, y debemos saber comportarnos en ambos papeles. Empezaremos con unas indicaciones de cómo servir la mesa.

PREPARANDO LA MESA

Todos queremos presentar ante nuestros invitados una mesa bien decorada. Pero no hay que perder de vista la comodidad. Tanto los utensilios necesarios en la mesa como cualquier elemento decorativo, debe estar colocado de forma que no resulte excesivo. Hay que tener en cuenta que si se colocan flores no deben ser olorosas, e igual en caso de poner velas, que sólo deben utilizarse en cenas.

Lo ideal es disponer de una mesa rendonda, por ser la más "social", la que nos permite relacionarnos con todos los comensales por igual. Pero como evidentemente no están las cosas para tener mesas de repuesto, adaptaremos el espacio que tenemos.

En cuanto a la mantelería, hay que destacar que en las cenas, en mantel debe ser blanco. Esto es un poco impopular, dado la gran cantidad de diseños que existen y las distintas modas de cada año. El mantel debe colgar, y cubrir la mitad de distancia de que hay entre la mesa y el suelo, como mínimo, 30 centímetros. En estas fechas que son un poco más formales, aunque nos reunamos con la familia, están desaconsejados los manteles indivuduales. Debajo del mantel pondremos una tela gruesa que no sobresalga para evitar el ruido de los platos sobre la mesa, y un plástico para evitar manchas.

Los platos se colocan cerca del borde de la mesa, y uno por uno, es decir, se presentarán según se vaya a consumir la comida y retirando cuando se haya terminado. Los bajoplatos no se retiran nunca. ¡Y por Dios! nunca, nunca jamás tengáis los entrantes servidos antes de que se sienten los comensales. El plato hondo tiene que presentarse sobre uno llano si no hay bajoplato. Presentemos el pan de forma indivudial o en un cesto en el centro de la mesa, se tiene por obligación disponer de un pequeño plato a la izquierda del servicio de cada comensal para dejar el pan ahí.

Nos ocupamos ahora de la cristalería. Siempre hay que poner dos copas como mínimo para vino y agua, colocándose esta última a la izquierda. Si vamos a servir más de un tipo de vino, se ponen más copas, pero con cuidado de no llegar al punto de que entorpezcan. Las copas para las bebidas que se vayan a tomar al final de la comida, se sirven en ese momento. Para estos días especiales hay que desechar la botella de plástico para el agua sobre la mesa. En su lugar se utilizará una jarra de cristal.

Los cubiertos se colocan según el orden en que serán utilizados: que estén más alejados del plato se usarán antes, los más alejados al final. A la izquierda colocamos el tenedor con las púas hacia arriba y a la derecha, cuchillo con el filo hacia el playo y cuchara. En reuniones formales se aconseja sacar los cubiertos de postre cuando este se presente a la mesa.

Es una cosa poco fina poner la servilleta dentro de la copa, aconsejándose colocarla sobre el plato o a la derecha, con un sencillo doblez. Pero si creéis que esto coarta vuestra libertad creativa y además tenéis maña para ello, haced las figuritas que os apetezcan, que no creo que nadie os eche la bronca.

En el siguiente post hablaremos sobre el comportamiento en la mesa.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...