De tascas: La Montanera ~ Biendespachao

miércoles, 9 de enero de 2013

De tascas: La Montanera

Hace unos días fuimos a almorzar a La Montanera de la calle Brasil en Cádiz. Terminamos allí porque quedamos con un amigo que se marchó a Alemania y como también es un amante de la comida, pensamos que la mejor forma de reunirnos era salir a comer. Reencontrarte con un amigo es siempre agradable, pero en este caso fue lo único bueno, ya que la elección del bar fue un error. Yo nunca había estado allí, sí en su local de San Fernando en Bahía Sur, donde tuvimos una buena experiencia. 

Este local siempre ha sido famoso por ser barato y ofrecer buena comida. Por este motivo era un punto de encuentro habitual y siempre estaba lleno. Como digo, yo nunca lo había probado, así que pensando en algún sitio nuevo para nosotros y en la buena fama que le precedía, nos dirigimos allí.

Cuando en una misma calle hay dos bares y uno esta lleno y el otro vacío, ya podemos imaginar qué pasa. En el bar Nebraska no cabía un alfiler, pero como no era nuestro destino, pasamos de largo. La Montanera estaba vacía, salvo por unas tres mesas y algunas personas en la barra. Nos sentamos en una mesa y nos encontramos con una carta muy variada, con platos y tapas, además de algunas ofertas. 

Mi hermana se decidió por una tapa de ensaladilla, que es la gran prueba de fuego de cualquier local: si está mala, pide la cuenta porque nada estará bueno. La tapa estaba totalmente insípida y las patatas arenosas. Después le llamó la atención una tapa que anunciaban en grande en su carta, llamada Bola Ibérica. La verdad es que el nombre no es muy evocador, pero pensamos que quizás se tratara de algún tipo de bombita. Nos encontramos con dos bolas de carne secas, hechas, según creemos, con algún resto de las carnes ibéricas que sirven con una loncha de queso "chicloso" encima.  Curioso el detalle de cubrir las bolas con un buenísimo pero escaso mojo picón, pero acompañar el resto del plato con tomate frito tipo Orlando.


ensaladilla de la casa de La Montanera
Ensaladilla
Bolas ibéricas de La Montanera
Bolas ibéricas
Nuestro amigo pidió salmorejo, un montadito bastinazo y queso camembert frito con confitura de frambuesa. El salmorejo estaba como se espera que esté cualquier salmorejo, decorado con jamón, huevo duro y aceite. Este es el único plato que no tuvo pegas.  El montadito tenía queso, tomate, bacon y lomo, y según el comensal, el bacon estaba algo crudo. Nosotras no lo probamos, pero lo que es bastante deficiente  en todos los platos es la presentación,  como podéis comprobar por las fotos. Aunque la palma en esto se la lleva la tapa de Camembert frito, con más patatas que queso - unos pocos churrillos tirados en el plato- y un pegote de mermelada tirado desde lejos.  El plato que veis en la foto está tal cual lo sirvieron. 

La presentación del queso es una de las peores
Por último yo escogí una mini hamburguesa de jamón serrano y huevo de codorniz y tapa de parmesana de berenjenas.  La mini hamburguesa me gustó, sin llegar a ser una delicatessen, pero la combinación es buena y el tamaño es perfecto como tapa. El huevo me llegó a parecer  crudo, pero esto depende de quien lo pruebe, porque hay personas que lo prefieren así. La parmesana de berenjenas no era tal, sobre todo si nos fijamos en la deliciosa receta de Pasta Academy.  Además de la mala pinta que tenía, estaba hecho con una especie de fiambre como el que usan en algunos sitios para sándwich, que no llega a ser jamón york. Por encima tenía tomate frito, pero estaba tan seco que parecía una capa de pintura. Iba acompañado de patatas de paquete reblandecidas. Además de estas tapas, pedimos para compartir una fuente de filetitos de la Janda, pero se equivocaron y en su lugar sirvieron una fuente de lomo a la pimienta, y decidimos no decir nada. La bandeja estaba llena de patatas y acompañada por dos huevos a la plancha, con solo dos filetes muy finos, parecidos al lomo adobado que venden en los supermercados, que está buenísimo, pero no es lo que esperas que sirvan en un restaurante que parece especializado en jamones y carnes. La salsa de pimienta parecía de sobre...¡pero no tengo nada malo que decir de las patatas fritas!
parmesana de berenjenas de La Montanera
¿Parmesana de berenjenas?

La fuente de lomo a la pimienta que nos sirvieron por error
Con esto tuvimos bastante, bueno, en realidad no, así que pedimos la cuenta y salimos por la puerta en dirección a Antonia Butrón donde compramos un par de empanadas y algún dulce de postre, pero este establecimiento se merece una mención aparte, así que dejamos el comentario para otro momento.

El servicio en La Montanera no es malo en cuanto a la rapidez y al trato de los camareros, pero es cierto que se equivocaron en uno de los platos que pedimos y además, en un par de ocasiones trajeron a nuestra mesa otros que no eran para nosotros. Por otra parte, aunque el ambiente no es malo, si que tiene un aire que indica que en algún momento estuvo lleno y que no se ha terminado de escamondar  bien después de la marabunta. Por cierto, no he comentado un detalle muy desagradable, y es que la copa para el agua olía a perro mojado. Los que tengáis perro me comprenderéis... ese olor que desprende nuestra mascota cuando sale a la calle tras la lluvia y se le mojan las patas, que es incomprensiblemente asqueroso, porque da igual lo limpio que esté el perro y, al fin y al cabo, es solo pelo mojado... pero bueno, así lo describimos los comensales.

Por todo esto, desgraciadamente, no podemos recomendar este local a nadie, a no ser que se pongan las pilas y le presten más atención a la calidad que los clientes esperan recibir simplemente por el hecho de estar gastando su dinero. Con la cantidad de buenos restaurantes que hay en Cádiz, no merece la pena perder el tiempo allí.

VALORACIÓN
- Ambiente: 2/5
- Servicio: 2/5
- Calidad: 1/5
- Cantidad: 2/5
- Presentación: 0/5
- Precio: 3/5
- Limpieza: 2/5


0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...